Un lugar de vida

Un lugar de vida

« Aquí, estaréis tranquilos »

 

Con estas palabras, el subprefecto de Belley, Pierre-Marcel Wiltzer, aprueba la decisión de Sabine Zlatin de abrir un hogar infantil en Izieu a principios de la primavera de 1943.

 

Izieu es un pueblo de la región de Bugey, en el departamento de Ain, lejos de carreteras principales, desde donde se divisa un bello panorama del macizo de la Cartuja y del norte del Vercors. En esta época, el pueblo se sitúa en zona de ocupación italiana, temporalmente al resguardo de las persecuciones antisemitas.

 

La instalación de la colonia se hace de modo legal, con el apoyo de la subprefectura de Belley. La colonia no está escondida ni es clandestina. Poco a poco se organiza una rutina y los miembros de la colonia se van integrando, creándose lazos con los habitantes e instituciones locales.

 

El lugar parece un verdadero remanso de paz, lejos de conflictos y persecuciones. Aunque los más pequeños sufren de la separación brutal con sus padres, de los que en ocasiones no tienen noticias, los adolescentes y adultos piensan estar seguros.

 

« Llegamos en camión, no en autocar, en camión ; y, ¿sabe? aún me acuerdo de Reifman que saltó del camión y dijo :
“¡ Qué paraiso !” »

Sabine Zlatin, directora de la colonia